sábado

RESIDENCIA

Hallarás esa puerta bien cerrada
por aquello del tiempo y de la nada,
y el jardín más espeso, más frondoso,
como bosque cerrado y misterioso.

Llegarás, sin pensarlo, ante la entrada
y tu paso se hará más sigiloso,
te impondrá el sombrío y silencioso
envoltorio que sirve de portada.

Pensarás en cruzar esos umbrales
o volver a los tuyos, naturales,
dudarás entre el hielo y la llama...

entrarás finalmente hasta mi cama
salpicando de luces y de ayudas
esas sombras antiguas de mis dudas.