sábado

IMPOSIBLE

Imposible batirse con el viento
si el viento es transparente a las espadas,
imposible no ver unas miradas
de inocencia, temor y desaliento.

Imposible no oir esas llamadas
que llegan por la noche al sentimiento,
imposible seguir con el intento
de cambiar las huídas por llegadas.

El hilo de la vida es invisible
pero mueve a su antojo lo increíble
haciéndolo pasar a inevitable;

pero ha llegado tarde y es probable
que no pueda borrar un imposible,
que no pueda olvidar lo inolvidable.