domingo

COMO UNA BRASA


Mira,
ha vuelto a despertarse la mañana,
mira,
hay nubes en el cielo, nubes blancas,
mira,
el campo tiene un verde de esmeralda,
suelta
el ancla que sujeta al corazón.

Abre
de par en par las puertas de tu alma,
tarde,
mejor tarde que nunca, suelta amarras,
aire,
el aire nos espera, nos reclama,
sale
con más fuerza que nunca nuestro Sol.

Siente
que todo nos empuja, nos arrastra,
vente
conmigo a transitar sendas extrañas,
miente
que sales un momento de tu casa
y entra
por fin y para siempre en mi rincón.

Tengo
abiertas para ti todas mis ansias,
tengo
de par en par las puertas y ventanas,
siento
que todo está dispuesto a tu llegada,
vengo
de lejos, de muy lejos, a tu amor.

Mira,
te ofrezco la ilusión y la esperanza,
mira,
te ofrezco un poema y una lágrima,
tengo
aún el corazón como una brasa
presto
a arder junto a tu propio corazón.