martes

LIGEROS DE EQUIPAJE


Un día de estos haremos un viaje,
será hacia el sur, buscando el Sol y el aire,
será hacia el mar, buscando su oleaje,
iremos solos, ligeros de equipaje.

Una mañana será todo distinto:
sin mirar hacia atrás, sólo al camino,
nos daremos la mano y muy unidos
buscaremos al fin nuestro destino.

Llegaremos de noche a alguna playa,
la más perdida, remota y solitaria,
haremos el amor sobre una sábana
de arena, de rumor, de madrugada.

Serás toda de mí, yo seré tuyo,
dejaremos de ser dos inseguros,
adiós a los temores, a ese mundo
que puso entre los dos un ancho muro.

Nos subirán después, por la mañana,
el desayuno al lado de la cama,
la vida sonreirá tras la ventana
a dos almas perdidas y encontradas...

a dos seres unidos por los sueños
y alejados por gentes y por tiempos,
a brasas consumidas de recuerdos
dispuestas a empezar, arder de nuevo.

Un día de estos haremos un viaje,
nadie sabrá el destino, nunca nadie,
habrá otro amanecer y otro paisaje
y seremos nosotros, no de alguien.