sábado

TABLAS

Frente a frente los dos, nuestras cabezas
se enredan en defensas sicilianas,
cuadros blancos y negros, las ventanas
por donde se aniquilan nuestras piezas.

Ataco con mis torres espartanas,
defiendes con tesón tus fortalezas,
tus alfiles deshacen mis certezas
y mis torres se quedan con las ganas.

Pero en esta partida de ajedrez,
por una sola vez, por una vez,
no hay reglas que definan lo que hacemos.

Es tanto, corazón, lo que jugamos,
que si pierdes, amor, los dos perdemos,
que si ganas, amor, los dos ganamos.